Cuidado del cuero

– El color del cuero puede apreciarse de forma diferente en la pantalla. El cuero cambia de color con el paso del tiempo de forma totalmente natural.

– Ten en cuenta que el color de los productos puede variar ligeramente debido a que los pintamos a mano.

– Los bordes de los productos de cuero pueden desteñirse con el tiempo, es totalmente natural.

– Si tu producto se moja, podrá decolorar un poco durante un tiempo. Si esto ocurre recomendamos usar un acondicionador de cuero para ayudar a nutrirlo y recuperar sus propiedades.

– Los herrajes de latón / acero inoxidable pueden volverse apagados y deslustrados con el paso del tiempo. Para recuperar el brillo puedes usar un limpiador especial para latón / acero inoxidable.

– Los cierres y corchetes pueden volverse duros y rígidos con el tiempo, especialmente si están en ambientes húmedos. Para que vuelvan a funcionar suavemente puedes lubricarlos con aceite multiuso.

– El cuero pierde su aceite natural poco a poco, por lo que es necesario nutrirlo para evitar que se seque y agriete. Para mantener tu producto en buenas condiciones aplica aceite especial para arreos de equitación dos o tres veces al mes y acondicionador de cuero una vez a la semana aproximadamente y también después de cada limpieza.

– Para limpiar tu producto de cuero, primero pasa un paño o esponja con agua tibia. Después de que se haya secado de forma natural puedes aplicar un acondicionador de cuero.

– No dejes los productos de cuero cerca o encima de un radiador, horno o fuego. Esto secará el cuero.

– Controla regularmente el desgaste de tus productos. Si tu producto resulta dañado contacta con nosotros para gestionar su reparación.

Cuidado de otros productos

– Mantener limpio y seco.

– Limpiar a mano o usar el programa de «lavado a mano» de tu lavadora. Lavar solo en agua fria (hasta  30°С) con detergente en polvo protector de color.

– No secar sobre un radiador o al sol. Todos los materiales sintéticos perderán el color con el paso del tiempo, pero la exposición al sol y/o el lavado y secado frecuente y/o incorrecto acelerarán este proceso.